Los colores de diamantes son las segunda de las características que se tiene en cuenta para evaluar la calidad de un diamante es su color. No todos los diamantes presentan el mismo grado de color, cualidad que está en relación directa con su pureza y su estructura cristalina.

A igualdad en el resto de condiciones, sólo en función del tono e intensidad del color de un diamante, su valor puede verse ostensiblemente afectado, tanto a la alza como a la baja. El color de un diamante tiene un impacto significativo sobre su precio. Los diamantes cuanto menos color, más escasos son y mejor valorados están.

 

Escala para clasificar los diamantes según su color

A que corresponde los colores de diamantes con nombres antiguos y las letras: River = D-E-F / Top Wesselton = F-G / Wesselton = H / Top Cristal = I / Cristal = J / Top Cape = K-L / Cape = M-N / Después los diamantes son amarillos mas pronunciados.

Dado que los diamantes suelen presentar matices de color y no son completamente incoloros ni perfectos, el GIA (Gemological Institute of America) desarrolló en la década de los 50 una escala que permite determinar los diferentes grados de color de un diamante. Se extiende desde la D (diamante totalmente incoloro) hasta la Z (diamante de color amarillo claro). Los diamantes de mayor calidad se sitúan entre la clasificación D y la clasificación I. Por ejemplo, un diamante E (prácticamente incoloro) es mucho más caro que uno Y (amarillo claro).

En general, cuanta más tonalidad amarilla tengan los diamantes, menor será su valor. Sin embargo, si el diamante tiende a tonos azulados o rosáceos puede resultar más valioso, incluso, que un diamante totalmente incoloro.

El color real sólo se aprecia de forma clara cuando el diamante está suelto. Los diamantes engarzados siempre parecen más claros en +/- 3 grados de lo que realmente son. Un diamante que engarzado parece pertenecer a un grado I es, en realidad y en el mejor de los casos, un grado L.

 

Diamantes de colores

Diamantes de color natural (Fancy Color Diamonds) los hay de muchos colores: azules, rojos, rosados, verdes, amarillos intenso, marrones, negros…. Sin embargo, de todos ellos, los diamantes rojos son los más raros y valiosos.